Argentina 3 - México 1


Argentina mostró la historia. Así había anticipado Maradona que debía ganarse el partido más allá del juego. Y así se hizo. La selección no tuvo su partido más feliz pero se quedó con claridad con el pasaje a los cuartos de final del Mundial.

La albiceleste estuvo lejos de un gran rendimiento pero aprovechó sus chances. Tras un comienzo donde México complicó con un remate que dio en el travesaño y otro que pasó cerca del arco defendido por Romero, el encuentro entró en una meseta. Argentina tenía la pelota, los aztecas aguardaban en su campo y las situaciones de riesgo no se generaban.

Tras ese pasaje, en su primera aproximación profunda, (antes solo un tiro de Messi de emboquillada que controló Pérez) Tevez aprovechó en clara posición adelantada un pase de Messi tras un rebote del arquero y definió de cabeza. Argentina conseguía la ventaja tras un momento de zozobra cuando el árbitro consultó al línea por la acción. El asistente había convalidado el tanto pero dudó tras observar la imagen en pantalla gigante. Como la tecnología no se considera aún, el juez Rosetti volvió a señalar el centro del campo.

México sintió el impacto y siete minutos más tarde Higuaín tomó ventaja de una ingenua distracción de Osorio que le cedió la pelota para que eluda a Pérez y saque más diferencia. Argentina se encontraba con un marcador impensado diez minutos atrás pero luego justificó el triunfo en lo que fueron sus mejores pasajes del partido. México inquietó con algunos remates de larga distancia, su mejor arma en el partido.



En el segundo tiempo, tras exhibir ciertas falencias defensivas, Argentina consiguió el tercero con un golazo de Tevez, la figura del encuentro. Luego le costó tener la pelota y aprovechas los espacios que regalaba un rival obstinado en logar el descuento que llegó recién a los 25’ tras una maniobra colectiva bien culminada por Hernández. Desde entonces México se aproximó pero los de Maradona parecieron no correr demasiado peligro a pesar de no encontrar la pelota ni ser finos en las asistencias en los de arriba cuando sí la tenía en su poder.

El 3-1 final es justo ya que Argentina fue contundente y supo aprovechar sus momentos. Lo que el resultado tal vez no refleje es lo duro que resultó México quien tal vez pecó por tener una actitud pasiva cuando casi había lastimado en el inicio del encuentro. Ahora se viene Alemania, oportunidad de revancha del 2006. La selección volvió a mostrar su potencial ofensivo y sus dudas atrás. Ojalá en el choque de sábado se ilumine más Messi y prevalezca esa jerarquía de mitad de cancha en adelante.

4 comentarios:

  1. Contento por la victoria, por los goles de Carlitos, pero preocupado por lo livianito que entro el equipo a la cancha desde el minuto 0. Quiero ver alguna vez a la Seleccion en semifinales; para ello va a haber que corregir varias cosas si es que queremos superar al seleccionado aleman. Estas instancia decisivas suelen desnudar las imperfecciones de cada equipo, y hoy Argentina me ha dejado preocupado por la forma en que regalo la pelota, algo que suele ser patrimonio de la albiceleste.

    ResponderEliminar
  2. Alemania no es ningún cuco, a no temer.

    No olvidemos del partido con Serbia y cuando estuvo a punto de que le empaten luego de estar 2-0 arriba esta tarde con Inglaterra. Alemania tiene explosión arriba, pero no hay experiencia en el equipo, hay mucha juventud, lo cual a esta altura del Mundial le puede jugar en contra.

    ResponderEliminar
  3. Mariano (Gmail)28/6/10 7:21

    mexico dio asco y el arbitaje y guAL ESPERO QUE ME JOREN la pelota y los arbitos este mundial un desastre

    ResponderEliminar
  4. Saludos desde Peru. Quiero q campeone Argentina, pero tiene q cambiar radicalmente su defensa. Son pasion pura pero les falta carrileros. Messi no debe ser todo. Fuerza Diego!!!

    ResponderEliminar