Un año atrás, el rojo levantaba la copa



Llantos, fuegos artificiales, risas, cantos dedicados a Racing, y muchas emociones se vivieron aquella noche. En un estadio colmado por donde se lo viera. El rojo volvía a posarse en lo más alto del mundo. De los pies de Tuzzio, Independiente hizo las paces con su historia.

15 largos años pasaron de la última alegría a nivel internacional, interminable abstinencia para el rey de copas. Pero las rachas se hicieron para cortarse, y esta no sería la excepción.

Un equipo que sufrió muchos bajones anímicos, un equipo donde desfilaron hasta 4 técnicos en solo 6 meses, un equipo del que nada se podía esperar. Y a pesar de todo: un equipo campeón.



Poco a poco fue avanzando de ronda, y a medida que avanzaba, el rojo se transformaba en candidato serio. Los partidos de Garnero, Ricardo Pavoni y Francisco Sá fueron solo pilares de lo que ocurriría más adelante.

La llegada del Turco Mohamed se mostró envuelta por dos únicos pedidos. Rezaba una notita en su camioneta que algún hincha muy bien intencionado dejo: "El clásico y la copa". Dicha demanda se cumplió con creces. A la semana de asumir obtuvo el clásico y meses más tarde la ansiada Copa Sudamericana.

Ese 4-2 en Avellaneda contra Defensor Sporting impulso anímicamente a todo el plantel, el Turco intuyo por donde venía la mano. Y se dedicaron de lleno a la Copa.

Se avanzó de ronda ante Deportes Tolima prácticamente sin despeinarse. Y en la complicada semifinal, toco nada menos que Liga de Quito. Los dirigidos por Mohamed perdían 3-0, y parecía todo definido, pero Silvera primero y Lucas Mareque, con un gol de antología al ángulo, encendieron la esperanza que ardió en el Libertadores. 2 a 1, con goles de Parra y Fredes, el Rey llegó hasta la final en la que esperaba el Goiás.

En Brasil, más que un partido de fútbol, fue una masacre. Y solo quedaba rezar para que terminara lo antes posible. Hinchas golpeados, derrota por 2-0 injusta, y Silvera, emblema de aquel equipo, expulsado.

Restaban aun 90 minutos en Avellaneda, donde a Independiente le esperaba un panorama nada alentador, pero el rojo tenia de su lado algo que Goiás no, su mística copera. Esta se encargaría de poner las cosas en su lugar. Tras un partido inolvidable y una tanda de penales para el infarto. Independiente obtuvo su 16to trofeo internacional. Y el aliento de más de 5 millones de almas se hicieron sentir por todo el país.

La campaña de Independiente Campeón de la Sudamericana 2010:

Los muchachos de Infierno Rojo se encargaron de revivir la noche historia del 8 de diciembre del 2010. Republicaron las fotos y vídeos de todos los momentos inolvidables. Pasen y vean:

2 comentarios:

  1. A mi se me pone la piel de gallina cuando veo el cartel de Independiente campeon y los hinchas llorando en la popular...

    ResponderEliminar
  2. Soy Hincha de boca, y el partido de independiente fue tremendo, los felicito!!!!

    Odio los brasileros, aparte aquella final me hizo acordar a las epocas de bianchi...!!! volve virrey

    ResponderEliminar