La debacle de los "grandes" de Argentina



Que distantes quedaron aquellos años dorados, donde los equipos "grandes" eran imbatibles de local, donde salían a ganar fuera la cancha que fuera, años donde rara vez un equipo inferior era tapa de diario los lunes. En esos tiempos, no se hablaba de Barras Bravas, las economías de los clubes más poderosos eran un ejemplo a seguir. ¿El pasivo? ¿Los derechos federativos? No era temáticas centrales en los medios de comunicación. El periodismo, (efectuando algunas excepciones), no vendía puterío. Se hablaba de fútbol y no de otra cosa.

Pero hoy en día la realidad es otra, la mayoría de los clubes grandes tienen las economías devastadas, cuentan con presidentes que prevalecen su propio interés por encima del de la institución, poseen deudas al por mayor, y no hablamos de miles, sino de millones. No trabajan de manera correcta en inferiores, los pocos juveniles que prometen son vendidos, la mayoría sin debutar en primera o con apenas 5 partidos. ¿Y todo para que? para saciar la presión de los inversores, para pagar deudas, para evitar inhibiciones.

Basta observar la tabla de promedios, que ademas de determinar que equipos perderán la categoría, es un claro reflejo de la realidad de los clubes. No hay nada mejor para determinar el actuar, erróneo o no, de las instituciones a lo largo de las ultimas temporadas.

Promedios:
14) River:1.333
15) Newell`s:1.282
16) Quilmes:1.222
17) San Lorenzo:1.176
18) San Martín (SJ):1.170
19) Independiente:1.141
20) Unión:1.127

¿Puede ser posible que equipos grandes estén por perder la categoría? Una respuesta a la cuestión aquí planteada deriva inminentemente en el esbozo de otra cuestión. ¿Son grandes?

Hay que ver que se considera "grande", si una economía sana es sinónimo de grandeza, solo Vélez, Lanús, Godoy Cruz, y Colón podrían estar bajo ésta categoría. Si el no pisar la B Nacional es lo que lo determina, solo Boca, Independiente y Arsenal serían los máximos equipos del país. Si lo define la cantidad de hinchas, además de los cinco estereotipados, tendríamos que sumar a Rosario Central. ¿Entonces? ¿Cuales son los grandes?

Algunos dirán con total firmeza y repitiendo un eslogan de los últimos spots publicitarios de Independiente, "La historia te dice quien sos". Pero siendo sinceros, el termina "historia" y todo lo que encierra deja más dudas que certezas. No podemos, por más voluntad que tengamos, hacer una clasificación partiendo de la "historia". De un concepto ambiguo resulta imposible realizar una separación objetiva.

Grandes o no, los hinchas de antes jamas se lo hubieran imaginado, mientras que los de hoy lo viven, lo sufren, y rezan por permanecer un año más en la máxima categoría. Cuanto cambio, y cuanto seguirá cambiando. Ojala algún día el fútbol argentino vuelva a sus raíces y levante en todo sentido, desde lo futbolístico, hasta lo económico y social.

8 comentarios:

  1. sigo sin enteder por que le llaman "grande"a San Lorenzo talves pinto algo en el ciglo pasado pero para ser grande tiene que ganar algo o a alguien y San Lorenzo en eso todavia esta en deuda

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gano cosas, aunque le faltaría algo bastante importante para ser considerado grande... La Copa Libertadores, no te parece?

      Eliminar
  2. fui a comprar una calculadora y no tenia mas el librero.........se cerro la importacion ???? no las compraron los 3 amargos del futbol argentino !!!!

    ResponderEliminar
  3. ¿Para cuando una nota que diga "RiBer campeón de la Copa LiBertadores" o "Campeón del mundial de cluBes"?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya pronto campeón, es cuestión de esperar :P

      Eliminar
  4. Los hinchas de antes jamas se lo hubieran imaginado, mientras que los de hoy lo viven, lo sufren, y rezan por permanecer un año más en la máxima categoría.

    ResponderEliminar
  5. El talento no se improvisa y talento es lo que hay para estos grandes.

    ResponderEliminar
  6. Ra Sin Club no puede cargar a nadie, DESCENDIERON CONTRA SU HOMÓNIMO DE CÓRDOBA, ¿o no lo recuerdan?.

    ResponderEliminar