Intrusos en el deporte - [Parte 4]



Vuelvo a reflotar la sección “Intrusos en el deporte” de la cual, como sentencie en las políticas de privacidad de la página, no me hago responsable. Hoy les traigo una recopilación de 4 anécdotas que encontré en unas revistas viejas, cuya entidad me reservare. Curiosidades y puterio en su esencia más pura.

    Vendetta argenta: venganza es la que juró Julio Grondona contra Franz Beckenbauer. Parece que en el palco de autoridades de Berlín, durante el partido entre Alemania y Argentina por la Copa Mundial 2006, el Kaiser le gritaba a Don Julio los goles de penal en el oído y como si fueran de jugada. El pope de la AFA casi cuelga el protocolo y se lanza sobre el alemán. Pero, al final, ganó la cordura.
    Cambios, conflictos y habanos de por medio: durante la previa al Mundial 2006, se realizó una reunión del departamento arbitral de la FIFA a la que asistieron los representantes de los 32 países clasificados a la Copa del Mundo. En dicho encuentro, se produjo una discusión muy fuerte desatada por la nueva forma de cobrar el off side. Los líneas levantarían la bandera cuando el jugador inhabilitado toque la pelota. Empezaron con gritos, pasaron a los insultos y casi terminan a las trompadas. Los más enojados eran Leo Beenhakker, el entrenador holandés de Trinidad y Tobago, y Marco Van Basten. Marcelo Lippi, coach italiano, prendió un habano y se fue murmurando: “Esto es una vergüenza”.
    Creatividad Xeneice al máximo: desde hace algunos años, los barras de Boca desarrollaron una manera de generar dinero muy creativa, fiel a su estilo (?): grababan saludos del plantel para fiestas de quince y casamientos. Después de los entrenamientos, y antes de irse, los jugadores grababan su mensaje.
    Maldición gitana: durante meses, Julio Grondona había sido abordado en la puerta de la AFA por un señor llamado Manavela, quien le pedía con énfasis que lo designe “Manager de la Selección”. Cansado de que el pope mayor no se detuviera a su paso, le dedicó una amenaza: “si no me aceptan el proyecto, a Pekerman se le van a caer todos los jugadores”. Y como acto seguido, la máxima entidad del fútbol argentino se enteró que Coloccini había salido lesionado del entrenamiento de La Coruña, que Messi se había desgarrado, que Maxi Rodríguez estaría parado por 15 días, y que Tevez se había torcido la rodilla. Desde ese momento, la sonrisa del presidente se transformó en un “Pellegrino, búscame a ése de la puerta, ¡por favor…!. Obvio, no le ofreció el cargo, pero intentó alejarlo de las adyacencias de la calle Viamonte. Don Julio no cree en brujos, pero dice que si los hay, los hay…

2 comentarios:

  1. 1 - Julito no le puede pegar a nadie, en todo caso se salvó de que lo caguen a trompadas je...

    2 - No entiendo porque tanto quilombo!

    3 - Que ladris. Y esto se suma a llevar extranjeros a "vivir" un partido y lo que hacen con miles de cosas mas... Boca es generoso...

    4 - lo hizo desaparecer, olvidate... (telón lento con la música de El Padrino de fondo)...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La música de El Padrino es justa y necesaria para comprender jaja, gracias por tus comentarios JLO, se valoran mucho!

      Estate atento a toda la cobertura que realizare en Abran Cancha a causa del Mundial 2014, encontraras muchas notas interesantes!!

      Saludos.

      Eliminar